domingo, 24 de mayo de 2009

Te extraño.

(21/04/09)

Por las mañanas mi cuerpo me reclama por la falta de tu abrazo, me reclama por el abandono de tu boca. El silencio se hace eterno por la ausencia de tu voz pronunciando dulcemente mi nombre acompañado de un encantador -buenos días- y esa mirada tan expresiva que es tu mejor intérprete pues la mayor parte del tiempo pareciera que tus ojos hablan por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada